CÓMO TRABAJAMOS

Conociendo al niño o niña con sus características, singularidades, carácter, entorno y EMOCIONES como eje central, entendemos sus ritmos y modos de aprendizaje abriendo un amplio abanico de posibilidades de trabajo, partiendo de las inteligencias múltiples conseguimos mayor motivación y obtenemos una mayor atención y concentración por las actividades o terapias que le proponemos.

  1. Visita de valoración e informativa: primer contacto de presentación dónde se nos comenta el caso, informamos de cómo trabajamos y se estudia la viabilidad del tratamiento y se propone un plan terapéutico.
  2. Sesión de evaluación y exploración: anamnesis, análisis y valoración de capacidades potenciales del niño/a y establecimiento de objetivos (tipo de tratamiento, intensidad y frecuencia). Establecimiento de un diagnóstico si se precisa.

3. Tratamiento dinámico: integraremos en nuestro tratamiento a todos los profesionales que se requiera. En función de los objetivos y la evolución iremos perfilando el tratamiento. Se podrán realizar sesiones individualizadas y/o en grupo. Además, trabajaremos de forma coordinada con el centro escolar.
4. Elaboración de informes de seguimiento trimestrales y reunión con el paciente y familia y el equipo.
5. Seguimiento.

Normalmente, en el caso de la infancia y adolescencia se suelen combinar sesiones de tratamiento tanto con el paciente cómo con la familia. Nuestra visión del trabajo terapéutica integrará en la medida de lo posible a todo el entorno de nuestro paciente (contexto familiar, escolar y social). Consideramos que de esta manera podremos generalizar el aprendizaje a todos los contextos y aumentaremos la calidad de vida de nuestros pacientes y su entorno.